PedaResi Sport | Entrevista Esther Jiménez #DeporteyMujer
16449
post-template-default,single,single-post,postid-16449,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

Entrevista Esther Jiménez #DeporteyMujer

Entrevista Esther Jiménez #DeporteyMujer

En la entrevista de hoy, nos encontramos con Esther Jiménez. Nació en Ciudad Real y lleva dedicándose al baloncesto casi más de diez años, bueno diez de entrenadora y desde tercero de primaria jugando al baloncesto y dando guerra. 

Por desgracia este año ha tenido que dejar de jugar, por decirlo así, ha tenido que colgar las botas por el tema del Covid porque ha tenido la suerte de que estar tres años con el equipo BSR Amiab Albacete, que es un equipo de baloncesto profesional sobre ruedas de Albacete y por la cesión del entrenador que había antes y al estar como segunda entrenadora le ha tocado estar al cargo como primera entrenadora y única mujer en esta temporada en la liga División de Honor BSR por la Federación Española con Discapacidad Física. 

Lleva dos semanas con el equipo, de momento va todo muy bien y sobre ruedas.

¿Cuáles fueron tus inicios en el mundo deportivo? ¿Y en el baloncesto? 

Empecé en Toledo realmente, compaginaba la carrera porque estudié INEF, compaginaba la carrera con algunos equipos de escuelas y bueno, empecé llevando unos pre-benjamines, de los benjamines a los alevines, y al final vas subiendo vas subiendo, creo que he pasado por todas las categorías. El Seniors femenino lo he entrenado aquí en Albacete dos años, allí en Toledo estuve hasta el Juniors masculino y aquí en Albacete tuve la suerte de estar como entrenadora dos temporadas del Seniors femenino a nivel nacional, es decir, a nivel regional de toda Castilla la Mancha. Y cuando llegue aquí a Albacete hace tres años por motivo laboral, termine justo de formarme allí en Toledo y en Madrid, llevo tres años en el baloncesto sobre silla de ruedas, a parte como a pie de cancha, pero formándome en este mundo llevo desde mitad  de carrera y dos Masters especializándome en deporte para personas con discapacidad, mi trabajo de fin de grado lo enfoque a el baloncesto sobre silla de ruedas, en concreto con el BSR Amiab, me vine unas semanas a analizar el equipo  y tal, es verdad que las prácticas no las pude hacer con el equipo, pero bueno, me quedaban unos mesecillos hay en Madrid, en una piscina para personas con discapacidad intelectual y ya finalmente, lo enfoque en el baloncesto sobre silla de ruedas. 

Los orígenes de todo esto, fue en el Hospital Nacional de Parapléjicos, que fue donde realmente me di cuenta que me gustaba el deporte para personas con discapacidad, aunque estuviera entrenando a personas de baloncesto a pie, me gustaba mucho. Y además empecé en la piscina de rehabilitación que tienen los fisios y era como voluntariado, además, había de todas las edades y de todo tipo de discapacidades. Yo comencé con una chica que le habían operado de escoliosis y se quedó en silla de ruedas, fíjate como es la cosa, le dio un infarto medular cuando la subieron a planta y se tuvo que quedar en silla, estuve con ella tres meses y después con un bebe de un añito que tenía espina bífida, y ¡buah! hay fue cuando dije, me encanta esto, ver cómo se superaban poco a poco y eso que eran niños y no profesionales, que una cosa son niños que lo tienen reciente y otras profesionales, que realmente se dedican a eso y les pagan por ello. 

A día de hoy es mi trabajo y encima mi pasión, como lo compagino no puedo porque me tira más la pasión que mi trabajo, por decirlo así, tienes una jornada laboral de 30 horas, pero es que al final son 48, 50 porque es 24 horas al día enganchada al baloncesto. Creo que tengo suerte en poder dedicarme a lo que realmente me gusta y me he preparado, y lo que llevo soñando desde niña, desde tercero de primaria que cogí un balón por primera vez, inseparable. 

¿Cómo empezaste en el baloncesto BSR? 

Pues todo empezó por culpa de mi profesora de universidad porque al final en INEF es ir en chándal todo el día y de hecho no tenía ropa para salir un sábado, fue ella que, si tanto te gusta el baloncesto y entrenas aquí y allá, juegas y tal, porque no te miras el baloncesto sobre silla de ruedas. Claro, yo dije, madre mía, baloncesto sobre silla de ruedas, personas con discapacidad, yo no sé cómo voy a reaccionar ante una persona con discapacidad, nunca había tenido ningún tipo de trato ni nada de nada. Pues fue por su culpa la que me hizo interesarme y fui al Hospital Nacional de Parapléjicos, allí está el jefe de visión del área deportiva, y fue una pena porque dos años atrás, eliminaron el equipo de silla de ruedas que tenían allí para los pacientes, porque al final el hospital es más para pacientes que personas residentes. 

Allí cuando tienen una operación, se rehabilitan y cuando terminan le dan salida, me dio mucha pena de que lo quitaran. Me hice un par de viajes con este hombre a Toledo, Getafe y Madrid, ya que están cerquita, y cuando vi la dinámica, como la gente que se desenvolvía, a lo mejor una persona que tenía poca movilidad en las piernas, un brazo y tal, el afán de superación, como lo hacían, yo creo que además fue en tercero de la carrera, cuando dije que aquí hay algo que me gusta, y efectivamente, en cuarto, aparte de seguir en el hospital, en cuarto decidí hacer el trabajo de fin de carrera sobre el baloncesto en silla de ruedas, me vine a Albacete porque fue a través de mi padre que me dijo que había un equipo y no tenía ni idea, tanto mi profesor como mi padre me dijeron que había un equipo. La gente de aquí súper agradable y súper abierta para rellenarme lo típico que hay que rellenar en todos los trabajos de fin de grado, mucha documentación, y fue ahí cuando me llamó muchísimo la atención, empecé, empecé y empecé, a raíz de cuando termine la carrera, me especialicé en Madrid en el Máster con personas con discapacidad en deporte, y más me gustaba.

Allí estaba el CD Ilunion, tuvimos una clase con Miguel Vaquero, que es su actual entrenador, nuestro máximo rival aquí en el Albacete, y me hizo motivarme aún más, a pesar de conocer a todos los chicos cuando estaba haciendo la carrera, yo quiero más, me quiero dedicar a esto. Tuve la suerte de que dos meses o tres antes de terminar el máster, me llamaron desde Albacete diciéndome que se encontraban interesados en mí y nos ha gustado mucho tu trabajo, y nos gustaría contar contigo y que seas parte de nuestra familia y tal y llevo enganchada aquí tres años, empecé de teen manager, realizando gestión interna y externa del equipo, el siguiente año como segunda entrenadora y este año, empecé como segunda, pero por la cesión del primer entrenador, me quedó como primera entrenadora del equipo. Así que fue a raíz de la carrera y la profesora que tuve allí en Toledo. 

Define tu trayectoria deportiva.

Pues sería, como entrenadora más que como jugadora, empecé en el CI Toledo un club de allí de baloncesto, fueron cinco o seis años, empezando con los pre-benjamines y luego a raíz de ahí, en temporada llevaba dos equipos, terminé allí con el Junior Autonómico masculino, creo que se llamaba, y luego me vine aquí a Albacete, que cuando estaba de teen manager y de segunda entrenadora lo compaginaba con ser entrenadora en el baloncesto a pie con el baloncesto de silla de ruedas, llevaba el Senior femenino de aquí de Albacete y luego estaba con el Amiab, y este año he terminado como primera entrenadora del equipo Amiab. 

¿Cuál es el apoyo institucional y privado para este deporte? 

Pues si te soy sincera y a día de hoy, y gracias a dios, se está dando más visibilidad y mucho más apoyo tanto a nivel institucional como privado, al deporte con personas con discapacidad, ha habido un impulso súper grande. 

Institucional, por parte de Castilla a la Mancha y Albacete te diríamos que lo tenemos todo, el ayuntamiento nos ayuda, la diputación, las instalaciones deportivas, nos ceden el pabellón y en el horario que queramos, la propia junta de comunidades de Castilla a la Mancha, la Federación Española para personas con discapacidad también nos ayuda un montón en la liga ya que se hace muy costosa, hablando económicamente, porque un viaje de aquí a Albacete a Vigo, sin exagerarte son 16 horas y al final lo haces en un autobús, los trenes no están lo suficientemente adaptados para llevar a una persona con silla de ruedas más su silla de ruedas de juego, que al final son sus botas, más material para poder arreglar en caso de pinchazo, etc., sus sillas. Ese viaje y encima doble noche, te sale bastante caro y luego además es por toda España. 

En lo privado, el propio club, tenemos un gran apoyo por parte del club y por los patrocinadores, tanto grandes como pequeños, por ejemplo, como Aquadeus, que nos regala el agua durante toda la temporada, centros deportivos como el Altafit, el Maxfit estamos en ello, restaurantes, bares, en fin, la verdad que este año, y fíjate que es el más complicado, es el año que más apoyo hemos conseguido y te diría incluso que la Caixa, va todo hacia arriba. 

Como entrenadora, ¿Qué es para ti tu equipo? 

¡Buah! Pues así ahora mismo con dos semanas así que llevo con ellos, aunque al final es más tiempo, la verdad que al final se hace como tu familia, porque al ser un equipo profesional entrenamos tantas horas y tienes que saber cada detalle, tanto en el ámbito deportivo como en el ámbito personal, que te diría que es como parte de la familia, yo creo que paso más tiempo con ellos que con mis padres. 

Básicamente, son parte de mi familia y si que es verdad que ahora tengo que hacer el rol de entrenadora como el rol de colega, me gusta porque saben diferenciar y lo deje claro, cuando puedo ser amiga y cuando puedo ser entrenadora, entonces este año estoy muy contenta con el equipo que me ha tocado, tanto la junta directiva como el club ha podido crear porque tenemos diez jugadores y dos, bueno ocho jugadores y dos jugadoras, y cinco son españoles y cinco son ingleses, la compenetración que hay es máxima, por lo que estoy muy muy contenta y con mucho apoyo. 

Ha situación ha sido muy complicada y difícil ya que el entrenador que había antes, algunos de ellos han tenido el placer de estar con él desde un comienzo y tenían muy buena relación con él, es un palo muy gordo y aunque quieras que no, el resto a pesar de estar poco tiempo con él, al final en el mundo del baloncesto todo el mundo se conoce y cualquier noticia vuela, y entonces había cariño. Se que había cariño y me he quedado con una situación un poco complicada pero bueno, estas dos semanas es verdad que he visto un cambio y al final hay que salir de esto de la mejor manera posible y no quedarnos estancados. 

Te puedo decir que ahora mismo los considero como mi familia.

 

¿Qué valores intentas inculcar a tus jugadores?  

Yo como entrenadora tengo tres valores que para mi son básicos en un equipo, lo hice desde pre-benjamines. El primero te diría que el respeto, porque sino hay respeto lo que te decía, cuando soy entrenadora y cuando soy colega, creo que no vamos a ningún lado, que se respeten entre ellos mismo, obviamente siempre hay opiniones diferentes y se ven las cosas de millones de maneras, pero siempre que haya un respeto, para mi eso es fundamental, me da igual que sea hombre o mujer, creo que el respeto es básico y más aún en este mundo.

Otro valor muy importante es la confianza, para mi es básica porque si no confiamos unos en los otros, creo que el trabajo que quieres inculcar no va a ningún lado, primero tienen que confiar en uno mismo, ¿qué puedo hacer yo?, confiar en el trabajo del resto, confiar en ellos mismo y sobre todo que confíen en mí. Al final todos y todas vayamos en el mismo barco y misma dirección. 

La comunicación, la considero igual, sino hay comunicación, esto está destrozado, es lo que te decía al final, tienes que conocer el mínimo detalle tanto en lo personal como en lo profesional, si hay alguien que por ejemplo su madre está floja, al final eso se ve, ya que no está rindiendo igual. Entonces sino hay una comunicación o el mínimo problema interior porque ha habido un mal rollo o lo que sea, si no hay comunicación no vamos a ningún lado. 

Somos seres sociales, ¿Tuviste apoyo de toda tu familia?

Sí, desde el minuto uno. De hecho, en el momento en el que empezaba tercero de carrera, sino recuerdo mal tenía mucha curiosidad de que iba a ir la asignatura actividad física adaptada, y ya la profesora va y te hace una presentación espectacular que fui a casa casi que, corriendo para contárselo, como que aquí hay algo que me está llamando y desde el minuto uno me apoyaron. Incluso haciendo un voluntariado que me quitaba horas de entrenar y empezar a hacerlas y ver como va esa progresión, esa motivación y al final lo consigue, y dices al final valgo para esto y me apoyaron desde el minuto uno, y no me dijeron piénsate esto un poco más en el baloncesto. Dije que yo quería introducirme, saber más, tener más conocimientos sobre el mundo del deporte con discapacidad y en ningún momento me lo negaron. Siempre para cualquier cosa los he tenido al lado.

 

¿Quieres nombrar a alguien de fuera de tu familia? 

Pues por nombrar podría nombrar a un montón de gente, porque sí que al final esto, no lo consigues sola, ni tampoco con el apoyo de la familia, hay otras personas que están detrás y aunque no sean familia son importante. Entonces nombrar, podría nombrar a muchos, pero sí es verdad que ha habido apoyos muy importantes sí. 

¿Algún problema o hecho negativo por ser entrenadora profesional?

 Las dos semanas que llevo ahora mismo no, de hecho, por no centrarme solo en las dos semanas de titular como en el equipo, y fíjate que el baloncesto en silla de ruedas se podría decir que es un mundo machista, por decirlo así, ya que hay más hombres que mujeres, porque los equipos son mixtos, nos es que haya una liga para chicas y otra para chicos como puede ser en otros deportes, esto es mixto, al final las chicas entran en equipos de chicos y chicos en el equipo de chicas. 

Por decir que me mola mucho, lo que ha hecho el equipo de la UCAM de Murcia, Sonia, que es la capitana de la selección femenina, se ha llevado con ella a seis chicas y creo que es mitad y mitad, seis chicos y seis chicas, y en casi todos los partidos, no lo sé al 100% por 100, un cuarto o parte del tiempo salen las cinco chicas, porque al final de las discapacidades que tienen deben de tener unas puntuaciones u otras, solo puedes tener catorce puntos y medio. Pues me mola muchísimo la iniciativa que ha tenido, que es recopilar la mitad de la plantilla que sean chicas y en casi todos los partidos, juraría, que salen x tiempo a jugar cinco chicas contra el otro equipo que a lo mejor pueden ser cinco chicos. 

Para esta temporada, soy la única mujer a nivel nacional que dirige un equipo, que es la liga más alta ahora mismo en la competición. Me encanta y se debería de potenciar mucho más esto y no debemos de hacer comparaciones, todo el mundo aporta diferentes ideas, capacidades, características, conocimientos, etc., y todo es válido. 

Alguna anécdota divertida que recuerdes y puedas contar. 

Pues la verdad es que tengo varias, por ejemplo, casi todos los viernes los últimos cinco minutos, como tenemos dos horarios de entrenamiento por la mañana, hago dos grupos, porque hacemos técnica individual, en el último turno, nos echamos una competición de triples o un 21 y tal, y siempre pierdo. No me gusta perder porque soy muy competitiva, pero siempre pierdo. Intento pegarles patadas a las sillas para que se muevan y no la encesten, pero la encestan. Es gracioso porque si me grabaran algún día, sería gracioso ver que quiero ganar, pero nada. 

Y luego si que me quedo, por primera vez, hace dos años, el primer año que llegué, el equipo fue por primera vez a la Final Four de la Champions en Europa y fue la primera vez que lo viví, fue espectacular y jamás en la vida se me va a quitar de la cabeza, porque el primer partido que jugamos nos ganaron de 20 puntos, y dijimos madre mía ya estamos fuerísima, si es verdad que jugábamos tres partidos. Entonces contra el primer equipo perdimos de 20, contra el segundo equipo perdimos de 7 o de 8, y para poder meternos en la Final Four, porque quedamos empate ya que el otro equipo también perdió y tal, estábamos empate con el primero que perdimos y teníamos que ganar al siguiente equipo que era Cantú, Italia, y teníamos que ganar de 21. Pues, yo creo que jamás en la vida podría olvidar ese partido, la motivación extra y la adrenalina que había por parte de todo el mundo para ganar a Cantú con 22, creo que mentalmente destruimos a Cantú y el hecho de tocar la bocina al final del partido, es que fue bestial. Además, está fotografiado ese momento, salté y abracé al mecánico por ahí volando, no se si llamarlo anécdota divertida o que nunca olvidarías, pero esa la tengo grabada a fuego. 

Cada vez vemos más ejemplos de entrenadoras y otras profesionales en el deporte, ¿Cuál es tu opinión? 

Me parece, creo que es lo que te he comentado antes. Creo que de empezar antiguamente de que las mujeres no podían hacer esto, las mujeres no podían meterse en política, no podían escribir, no podían tal, quedarse en casa, cuidar a los niños, cuida de tal, la comida, y ahora tener casi que de tener libertad total para hacerlo que lo queramos, cuando queramos y donde queramos, y si ya lo extrapolas al mundo del deporte, chapo. De hecho, cuando me enteré de la noticia de la NBA que salía la segunda entrenadora tomaba el cargo de primera entrenadora por primera vez en un equipo de la NBA, te diría que tiene que ser algo normal, creo que se debería de dar oportunidades a todo el mundo, lo que te decía antes. Es que creo que, tengas formación o no tengas formación, si hay actitud, pasión, ganas de aprender y de tal, porque no. A mi me encantaría que, además es que lo hay, que más mujeres que dirigieran equipos de cualquier disciplina deportiva, y más si es para discapacitados o no, creo que habría que darle más bombo aún. 

Consejo final para deportistas y futuras profesionales en el deporte.  

Pues que sigan e intenten cumplir su sueño, yo creo que de pequeñita mi sueño era ser jugadora de baloncesto o entrenadora y lo he conseguido, pues a base de mucho trabajo, de mucha formación, de empaparme y empaparme del deporte, las cosas se consiguen, llevará más o menos tiempo, las cosas se consiguen. Yo creo que animaría que cumplieran sus objetivos, que siguieran trabajando, que no se rindan y que al final las recompensas llegan más tarde o temprano, pero llegan. 

Y que se animen a practicar baloncesto sobre silla de ruedas, que también es un deporte inclusivo y además ahora se lleva mucho el deporte inclusivo.

Cada vez que realizo una entrevista, me enamoro aún más del mundo del deporte, cada una de las personas que he tenido el placer de entrevistar, llevan por bandera, la palabra resilientes tatuadas en su interior y Esther no iba a ser menos. 

Sin duda, he tenido el placer de adentrarme en un mundo desconocido para mí, viendo cómo trabajan y sobre todo su constancia y esfuerzo por lo que aman. Ver todas las experiencias que ha tenido Esther, nos hace ver la realidad, nos hace ver que podemos alcanzar nuestro sueño u objetivo con trabajo y formación, pero sobre todo no rendirse por lo que realmente le gustan y ama como es el baloncesto.

No todo el mundo tiene la suerte que tiene ella de poder dedicarse a lo que más ama y es su pasión, es todo un ejemplo tanto dentro como fuera del campo. Ojalá más personas así y sobre todo cada vez, ver una ver a una figura femenina en el deporte, ya que cada vez son más los casos y los pasos que las mujeres estamos dando por nuestros derechos como personas.

 

AUTORA ENCARNI CARNEROS
pedaresisport
info@pedaresisport.es
No Comments

Post A Comment