Pedaresistport | El segundo valor: La Disciplina en las Artes Marciales
15955
post-template-default,single,single-post,postid-15955,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

El segundo valor: La Disciplina en las Artes Marciales

El segundo valor: La Disciplina en las Artes Marciales

En el anterior artículo hablamos del Respeto, como valor personal. Dentro de la metodología de aprendizaje de las Artes Marciales, otro concepto importante es la Disciplina.

Podemos definir la disciplina como la cualidad que tienen las personas para mantener el orden y el control en su actividad del día a día. Deben de tener en cuenta otros aspectos como la tolerancia, el trabajo duro y el propio respeto. Si hablamos de la disciplina en el deporte, se puede definir como un proceso individual y grupal en el que el/la deportista se forma de manera íntegra asimilando las normas, resultados y aprendizajes de la actividad que se realiza. La falta de disciplina conlleva problemas en la formación de la persona, caracterizando este proceso por su falta de orden, respeto y la falta de equidad entre las personas.

Dentro de la Disciplina en el deporte se incluyen las actitudes y acciones no violentas. Dentro de las Artes Marciales, una de sus normas es usar sus conocimientos para defensa propia, no para agredir o crear el caos. Por ello siempre debemos mantener el control de la situación. He aquí donde la indisciplina puede producir problemas en la educación de los deportistas. En el estudio de Jiménez y Martos (1994) se afirma a través de sus resultados que las normas de disciplina deportiva SI influyen en las actitudes que generan violencia en el deporte, puntualizando que los deportes que han ocasionado u que originan violencia externa al deporte son aquellos que permiten el contacto físico o contacto con una grada.

Para apreciar mejor la idea de la disciplina en el deporte, quiero exponer los factores más importantes que la disciplina ha favorecido en mis entrenamientos:

  • Desarrollo continuo: Un deportista disciplinado es constante en su desarrollo personal y profesional. Gracias a la práctica continuada de la actividad física he podido crecer con el objetivo de conseguir mejores resultados.
  • Autocontrol deportivo: La disciplina hace que los conocimientos, técnicas y conceptos que pones en marcha a la hora de realizar una actividad deportiva vayan aumentando. En el caso práctico del Aikido, consigues dominar aspectos que hace años atrás lo defines como inimaginables. En mi propio caso, este dominio se ha ido creando de forma inconsciente, ya que cuando pongo en prácticas los conocimientos me doy cuenta de este control de la materia. Además, el control no es sólo de los conocimientos, sino también hay que saber gestionar los sentimientos negativos como pueden ser la frustración, la ira o la decepción.
  • Planificación Deportiva: Cuando empecé a practicar este deporte, yo lo practicaba por diversión. Al proponerme cumplir una serie de objetivos dentro del Aikido, encontré esa disciplina que se va adquiriendo con los años. Este hecho te puede llevar a darte cuenta de la belleza y los intereses que el deporte te marca a través de tus propias metas y objetivos que iras superando con paciencia y esfuerzo.

  • Responsabilidad: Dentro de la disciplina que se fomenta en el Aikido, vas adquiriendo conocimientos que te hacen subir de nivel en una especie de “clasificación” de rangos de cinturón. Al ascender, tienes más responsabilidades como transmitir y enseñar a los más jóvenes. Cuando mayor es tu rango, mayor entre ellas de continuar aprender y enseñar, es en los rangos altos cuando la responsabilidad es mayor por tu participación en el crecimiento de otras personas y de ti mismo.
  • Satisfacción deportiva: Por último, debo destacar que en mi práctica aikidoka la satisfacción es uno de los mayores regalos que me ha proporcionado el valor de la disciplina, siempre teniendo en cuenta mis conocimientos y mis condiciones. No podemos marcar objetivos que no se puedan cumplir, ya que la frustración siempre puede estar presente en nuestra formación y aprendizaje. Cuando estas satisfecho con lo que haces, el siguiente paso es seguir mejorando, y superarte para poder seguir siendo feliz con lo que haces y con lo que sientes.

Como conclusión, podemos decir que la disciplina es valor fundamental para poder crecer, ya que los resultados no se producen de manera aleatoria. Todo resultado tiene su valor, esfuerzo, dedicación y trabajo, es decir, su disciplina personal y deportiva. Además, en este aspecto no solo entra el Sensei o entrenador, sino que juega un papel fundamental la familia. Esta debe ser un agente principal para la consecución del aprendizaje, siempre apoyando y recordándole al deportista, sin llegar a agobiar o sobrepasar, cuáles son los objetivos y favoreciendo desde casa el trabajo que realizado en los entrenamientos y competición.

Tal y como dijo Tommy Lasorda: “La disciplina es el puente entre metas y logros”

Francisco Trigos Castro
artesmarciales@pedaresisport.es
No Comments

Post A Comment