PedaResi Sport | De lo Individual a lo Colectivo
16149
post-template-default,single,single-post,postid-16149,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
 

De lo Individual a lo Colectivo

De lo Individual a lo Colectivo

Siguiendo con el artículo anterior “valor de la constancia” veo necesario relacionarlo con los aprendizajes a través de la individualidad. Para muchos el tenis es un mundo donde estar solo/a,  hace que seas un extraño en deportes de equipo, aunque he de decir que todo deporte individual necesita un equipo. Este concepto de unión o pertenencia junto con tu propia individualidad se convierte en valores fundamentales para poder depositar en tus compañeros o compañeras tus fortalezas y debilidades.

Pensaréis “¿Qué tendrá que ver la constancia con la individualidad?” El nexo de unión de estos  conceptos es el siguiente: tener la oportunidad de trabajar en equipo es realmente beneficioso para todo el equipo, pero sobre todo para ti mismo. Esto se basa porque puedes compartir, ser solidario o sentir compenetración con tu o tus compañeros y compañeras. Cuando no eres la única que comete fallos o realiza buenos movimientos. Este es el momento donde la focalización en la individualidad toma cabida como constancia, vaya paradoja. 

Costa y López (1997) hablan sobre la importancia de la escucha. Quiero reflejar este concepto, porque muchas veces nos olvidamos de escuchar para solo hablar sin pensar. Tenemos que estar dispuestos a escuchar y que nuestras percepciones no sean del todo aceptadas por los demás, en eso consiste el trabajo en equipo, a que en base a tus intereses, experiencias, capacidades y competencias puedan aportar al otro, vivencias y formas de ver las cosas diferentes a ti. 

Si escuchas, aprendes. Si aprendes, podrás dar lo mejor de ti en cada reto que la vida te ofrezca, y por tanto, mejoras como persona y como deportista.  

Tú eres único en tu equipo

Para dar lo mejor de ti en cada partido debes conocerte bien a ti mismo: tener confianza, sinceridad y compartir momentos con tus compañeros y compañeras. El poder de mejorar a tu equipo, parte de ti mismo: tu trabajo y dedicación a lo que haces. Todos somos parte de uno mismo, y cada uno de nosotros y nosotras depositamos experiencias, habilidades y pensamientos que hacen que el equipo suba y mejore ¿Si todos sumamos, mejora el equipo? y en consecuencia ¿mejoramos como persona?

Según investigaciones y estadísticas, el 85% de las veces el tenis es un deporte completamente individual. No os voy a engañar, el estar en pista desde hace 15 años, me ha hecho crecer como persona y como profesional, tanto a nivel individual como grupal. Al principio me costó adaptarme para ver el tenis como un deporte de equipo: compañeros/as, entrenadores/as, fisios, familia, árbitros, jueces de líneas y todos los agentes englobados. Una vez comprendí esta premisa empecé a compartir momentos, puntos, juegos y responsabilidades. Todo esto no es posible sin trabajo y constancia tanto a nivel personal, mental y físicamente.

La comprensión no fue fácil sin la ayuda de mi entorno social: familia, entrenadores y compañeros y compañeras. Ellos fueron el empuje y la motivación que yo necesitaba para avanzar y poder sentirme rodeada de personas que aman este deporte al igual que yo. Cuando comprendes que el deporte que practicas es individual pero tienes gente detrás que apuesta por ti, trabaja para ti y lucha por ti, hace que este deporte sea más rico y emotivo para el jugador, suponiendo así, qué tengas un equipo que tras tus victorias celebran contigo y que tras las derrotas lo toman como un signo de aprendizaje.

 A veces se gana y otras se aprende (John C. Maxwell)

Todo esto hace que aprendamos a gestionar las emociones, pensamientos y por consiguiente las acciones que hacemos. Porque cuando juegas un deporte individual, se llega a momentos extremos. Dentro de la pista, en cualquier deporte la responsabilidad es totalmente individual aunque practiquemos un deporte grupal. Tenemos que ser conscientes de este hecho, para poder decidir hacia el objetivo común. En el deporte de alto rendimiento tienes la suerte de contar con un equipo de profesionales detrás. Para llegar a ese momento, previamente tienes que pasar por momentos de soledad donde aprendes a gestionar los errores, emociones y a tomar decisiones para seguir sumando.

AUTORA NATIVIDAD LÓPEZ
pedaresisport
info@pedaresisport.es
1Comment
  • Alberto Postigo Rodríguez
    Posted at 00:35h, 07 octubre Responder

    ¡Muy buenas! Me permito la licencia de comentar este maravilloso artículo de Natividad López.
    Hablas sobre el factor de trabajar en equipo para conseguir éxitos individuales en un deporte donde la toma de decisiones es personal y se decide en milésimas de segundos, interesante.
    El tenis, como hilo conductor de este tema, tiene como base la constante toma de decisiones, que sin son acertadas, ganas y sino, pierdes. ¿Menuda faena no? Estás todo el rato, luchando contigo mismo/a para tratar de acertar en cada momento, con la mejor decisión.
    Esto causa estrés cuando ves que no consigues lo que quieres, porque tu elección no fue la más apropiada.
    Pero veamos esto desde otro prisma. El cerebro.
    En el tenis, creo que ya lo comenté en otro artículo anterior de Natividad, el cerebro tiene “vida propia”. Puedes decir, ” venga, esta bola la juego cruzada” y la coge y de repente, la tira paralela confiando un poco en la suerte de ver si ese cambio rápido hace que ganes el punto.
    A veces ocurre, pero no todas. ¿Cómo saber qué decisión es la correcta? ¿Cómo se puede mejorar el porcentaje de “decisiones correctas”? Solo queda un camino: El esfuerzo y el sacrificio. Y ahí entra el equipo.
    Una persona sola, por mucho que quiera, tiene un límite, una persona en equipo tiene el limite del equipo.
    Pero, ¿se tiene la humildad suficiente para aceptar que se necesita ayuda? Natividad comenta que con el paso de los años descubrió la importancia del trabajo en equipo, y eso la hace grande, ya que demuestra mucha inteligencia, porque siendo tan pequeña, vió que si se aceptan consejos, comentarios de las personas correctas, eso, si se toma con sabiduría, hará que juegues mejor, mejores, y se tenga más éxito deportivo.
    El problema viene cuando tus entrenadores, o el equipo del que se rodea una niña, no es el correcto y no te da los consejos adecuados, y eso puede arruinar una carrera deportiva cuyo destino era otro. Pero eso es otro tema…
    Creo firmemente en la importancia de tener la madurez suficiente para afrontar diferentes situaciones que la vida te pone delante, y el tenis es para mí, sin lugar a dudas, lo que más se parece a la vida. Momentos duros, momentos buenos, ganas un partido, estás feliz, pero al día siguiente tienes otro, y si pierdes, no pasa nada, a los pocos días tienes otros y lo puedes ganar. El éxito y el fracaso están totalmente ligados, no puedes presumir mucho de un éxito porque a la mínima llega un fracaso deportivo. 
    Pero, ¿sabéis cuál es el verdadero fracaso? El no darlo todo. Cuando tienes una actitud positiva, y tu equipo te arropa, la familia te cuida, y estás sana mentalmente, y das todo de ti, si pierdes, no pasa nada, nadie puede criticar a alguien que ha dado lo mejor de si mismo/a.
    Comentas que “En el deporte de alto rendimiento tienes la suerte de contar con un equipo de profesionales detrás. Para llegar a ese momento, previamente tienes que pasar por momentos de soledad donde aprendes a gestionar los errores, emociones y a tomar decisiones para seguir sumando.” Cierto. Lo que es mejor para uno, que es el equipo, para llegar a tenerlo, tienes que empezar de manera individual. Con tu padre o madre en la grada viendote jugar, o tu entrenador con suerte en la grada. Pero al final estás tú sola en la pista, y tienes que de alguna manera, aprender a gestionar todo y si eres capaz de hacer eso, habrás pasado la primera criba, que hará que pases al siguiente nivel. Y así sucesivamente, hasta llegar a tener “un equipo”. Pero ese proceso puede ser traumático. 
    ¿Cuántos tenistas se han quedado en el camino? Viendo la lista de TOP 200. Y sabiendo que en mundo juegan miles de personas, de las cuales en alto rendimiento en cada club siempre hay 2 ó 3 que son los “buenos del club”. ¿Pero por qué unos llegan y otros no? ¿Qúe hace que un jugador o jugadora llegue y otra no? Muy sencillo: han superado las cribas. En mi caso, superé varias cribas, pero no superé la criba de los 17 años. Yo era “pequeñito” hoy día mido 1.86, pero con 17 años era bajito en comparación con el resto de jugadores. ¿Qué supuso eso? Supuso que perdiera confianza y pensara que “no valía” porque a personas que yo les ganaba en mi etapa infantil y cadete, resulta que de junior me ganaban, y no TUVE la suerte de tener un equipo detrás que me dijera…”Alberto te ganan porque te sacan 2 cuerpos”, luego con 19 años me hice GRANDE, y por arte de magia les volví a ganar a ellos, pero ya era tarde para mí, en  mi cabeza ya no estaba la opción de ser “tenista” tampoco en la de mis padres, ni en mi entorno. Nunca se vió como opción ser tenista. Digamos que no pasé esa criba y fin de mi sueño de ser tenista.
    Para conclusir, confirmo y comparto la teoría de Natividad, del trabajo en equipo, es fundamental para lograr objetivos individuales, gran paradoja, pero así es, y en la vida también sucede así, pero hay que tener cuidado porque a veces preguntamos a personas consejos, y ellos nos lo dan desde su mejor intención, pero nunca sabemos lo que hay en la cabeza de quien nos lo da. Para recibir consejos, creo que la única persona que nos lo daría de corazón y por nuestro bien es nuestra MADRE o PADRE, el resto, nunca sabremos a ciencia cierta si lo hacen de corazón o tienen un punto de envidia, celos o algo que esa persona ve que le da “envidia” de nosotros, y quiere que, en el fondo, no nos vaya tan bien o no consigamos algo que queremos pero que esa persona anhela y eso impide que sea sincera/o al 100%. Por eso al final, a pesar de recibir consejos, seguimos estando solos en la toma de decisiones, como en el tenis, donde habrá que tomar una decisión que puede afectar al resto de nuestras vidas, pero que  al fin y al cabo,  tenemos que tomarla en soledad, porque la vida como en el tenis, al final,estamos solos, la soledad del tenista, también sucede en la vida, somos responsables y tenemos la vida que tenemos por el hecho de haber tomado una decisión u otra, no hay más, somos los responsables en su totalidad de lo que nos pasa.
    BIll Gates decía: “La vida no es justa, acostúmbrate a ello “, que gran verdad, antes te des cuenta de eso, mejor podrás afrontar los palos de la vida, que llegarán, y habrá que afrontarlos como ese partido que pierdes, sabiendo que llegará otro, lo malo que la vida no es como el tenis, en ese sentido que tienes un partido a los pocos días, a veces o casi siempre en la vida, el siguiente partido tarda más en llegar, y tienes que estar preparado o preparada para digerir esos tiempos y afrontarlos con madurez, entereza, deportividad y sobre todo humildad, uno de los valores, que yo personalmente más valoro.
    Gracias Nativida Lopez, por sacar de mi estos pensamientos, con tus artículos.
    Att. Alberto P.R.
    #Odiwmmm.

Post A Comment